Monday, March 05, 2001

i´m really amazing about your brilliant idea. there is no limits for the CORRECT POINT, so strange in these times of stupid overinformation. the pataphysical way is the only oportunity of "lifing" redention. i love you, monje: you can arrive long in the SPA hierarchy; you´re one of the chooseds. signed: Monsieur.

Friday, March 02, 2001

NOTA INICIAL
Hemos llegado al punto en que es necesario emprender la tarea autocontradictoria de definir la patafísica en términos no-patafísicos.
i. La patafísica es la ciencia del campo más allá de la metafísica, o, la patafísica se halla tanto más allá de la metafísica como la metafísica se halla más allá de la física, en una u otra dirección. Ahora, la metafísica es una palabra que puede significar exactamente lo que uno quiera que signifique, de allí su contínua popularidad. Para Aristóteles significaba meramente el campo de especulación que emprendió después de la física. El patafísico contempla el universo entero creado y todos los demás junto con éste y ve que no son ni buenos ni malos sino patafísicos. Rene Daumal, en el siglo XX dijo que se proponía hacer por la metafísica lo que Julio Verne había hecho por la física. La patafísica, entonces, al entrar en el gran campo en cualquier dirección que pudiera hallarse, nos ofrece un viaje de descubrimiento y aventura por lo que Jarry llamó “eternidad”, por supuesto allí donde todos vivimos.
ii. La patafísica es la ciencia de lo particular, de las leyes que gobiernan las excepciones. El area más allá de la metafísica no se puede alcanzar a través de generalidades cada vez más vastas. Éste ha sido el error del pensamiento contemporáneo. Un regreso a lo particular nos muestra que cada evento determina una ley, una ley particular. La patafísica relacionan cada cosa y cada evento no con cualquier generalidad (un simple recubrimiento de excepciones), sino con la singularidad que lo convierte en una excepción. De ahí que la ciencia de la patafísica no intente ninguna cura, no contemple ningún progreso, y que desconfíe de cualquier alegato de mejoramiento en el estado de las cosas, y permanece ajena a cualquier mensaje. La patafísica es ciencia pura, sin ley, y por lo tanto resulta imposible excluirla o prohibirla.
iii. La patafísica es la ciencia de las soluciones imaginarias. En el campo de lo particular, cada evento surge de un número infinito de causas. Todas las soluciones, por lo tanto, a los problemas particulares, todas las atribuciones de causa y efecto están basadas en elecciones arbitrarias, otro término para la imaginación científica. La gravedad como una curvatura del espacio o como una atracción electromagnética... ¿qué importa qué solución aceptemos?. Para entender cualquiera de las dos hace falta un gran ejercicio de imaginación científica. La ciencia debe elegir la solución que se adapta a los hechos: el desplazamiento de la luz o la caida de una manzana. La patafísica abraza todas las teorías científicas, que cada vez son mejores, y trata cada una, no como una generalidad sino como un intento, a veces heroico y a veces patético para seleccionar un punto de vista como real. Los estudiantes de filosofía podrán recordar al alemán Hans Vaihinger con su filosofía de als ob . De una manera persistente él declaró que construimos nuestro propio sistema de pensamiento y de valor y luego vivimos como si la realidad se adaptara a él. La idea de “verdad” es la más imaginaria de todas.
iv. Para la patafísica todas las cosas son iguales. El patafísico no sólo acepta que no hay explicación científica final del universo sino que también rechaza todos los valores: morales, estéticos, y otros. El principio de equivalencia universal y la conversión de los opuestos reduce el mundo y su realidad patafísica a casos particulares únicamente. Con mucha más razón el patafísico debía de disfrutar trabajando y debería responder de la forma más diversa a todos los apetitos normales de la carne y del espíritu, y a veces debe comportarse de manera considerada hacia su vecino e incluso desempeñar un papel responsable en la sociedad. La patafísica no predica ninguna rebelión ni ninguna aceptación, ninguna moralidad ni inmoralidad, ninguna reforma ni conservación política, ni ninguna promesa de felicidad ni de infelicidad. ¿De qué serviría si todas las cosas son iguales?. *Nota: aquí las definiciones empiezan a retorcerse.
v. La patafísica es, en su aspecto, imperturbable. Jarry era considerado por la mayor parte de sus contemporáneos como un bromista o un lunático. Aquí se encuentran los primeros errores de la incomprensión. La patafísica no tiene nada que ver con el humor o con el tipo de insanidad domada que el psicoanálisis ha puesto de moda. La vida es, por supuesto, absurda, y resulta ridículo tomarla seriamente. Solamente lo cómico es serio. El patafísico, por lo tanto, sigue siendo enteramente serio, atento, imperturbable: no estalla en una carcajada ni maldice cuando se le pide que llene un cuestionario acerca de sus afiliaciones políticas o hábitos sexuales. Por el contrario, él describe una actividad diferente e igualmente válida en cada una de las cuatro hojas. Su imperturbabilidad le confiere anonimato y la posibilidad de saborear la riqueza patafísica total de la vida*.
vi. Todas las cosas son patafísicas, sin embargo pocas personas practican la patafísica conscientemente. No existe ninguna diferencia en valor sino sólo en estado, entre los hombres ordinarios y aquellos que son conscientes de la naturaleza patafísica del mundo incluyéndose a sí mismos. El Colegio de Patafísica no es mejor ni peor que la Academia francesa o el Comité Auxiliar del Club de Jardinería Hilldale Garden para la Exterminación de la Higuera Venenosa. El Colegio, sin embargo, al ser consciente de su propia naturaleza puede disfrutar el espectáculo de su conducta patafísica. Y, ¿qué otra ciencia sino la patafísica puede enfrentar la autoconciencia que se desprende perpétuamente de sí misma para alcanzar la riqueza de la eternidad’. El monstruoso vientre del padre Ubu se representa por medio de una espiral que la patafísica del doctor Faustroll transpone en un símbolo de consciencia eterna describiendo un círculo para siempre alrededor de sí mismo. ¿Símbolo? Por ahora todas las palabras son patafísicas e iguales.
vii. Más allá de la patafísica no hay nada: la Patafísica es la última defensa. Al igual que el aprendiz de hechicero, nos hemos convertido en víctimas de nuestro propio conocimiento, principalmente de nuestro conocimiento científico y tecnológico. En la patafísica reside nuestra única defensa contra nosotros mismos. No que la patafísica cambiará la historia; la gran improvisación del pasado ya pertenece a la ciencia de las ciencias. Pero la patafísica permite a algunos individuos vivir a la altura de sus propios seres, por debajo de su imperturbabilidad, Ubu o Faustroll, ustedes o yo. Externamente uno puede adaptarse de una manera meticulosa a los rituales y convenciones de la vida civilizada, pero anteriormente uno contempla esta conformidad con el cuidado y satisfacción de un pintor que elige sus colores, o tal vez un camaleón. La patafísica, entonces, es una actitud interna, una disciplina, una ciencia y un arte que permite que cada hombre viva su vida como una excepción, sin probar ninguna ley más que la propia.
* La imperturbabilidad no es una versión dignificada de ser pasota. Ser pasota significa indiferencia, y es en el mejor de los casos un juego indiferente. El patafísico está preocupado, no a través de un compromiso en un intento de crear valores humanos, sino en la forma de un niño que mira a través de un caleidoscopio o de un astrónomo que estudia la galaxia.